Done

Jesús nos ha pedido que todos seamos buenos administradores de nuestros talentos y dones, que los utilicemos para ayudar a construir Su Reino sobre la tierra y a mantener a otros hermanos menos afortunados.

Como administradores cristianos, se nos pide utilizar nuestro tiempo y talentos para promover el ministerio de la Iglesia y donar para la obra de Dios.

Fondo Arquidiocesano de Asistencia en Costos Educativos

El Programa Arquidiocesano de Asistencia en Costos Educativos está disponible para alumnos de los grados PreK-12 que ya están inscritos o solicitan inscribirse en escuelas católicas de la Arquidiócesis de Washington. Toda asistencia en costos educativos brindada por la Arquidiócesis se basa en la necesidad económica comprobada. Para poder acceder a este programa, es necesario demostrar la necesidad económica cada año. Las familias deben presentar su solicitud cada año para recibir asistencia en costos educativos. El hecho de solicitar asistencia en costos educativos no tiene incidencia en la decisión de admisión de ningún alumno.

El Fondo de Asistencia en Costos Educativos fue creado por el Cardenal Wuerl en 2009 con el fin de recaudar fondos para ayudar a la mayor cantidad de niños posible a recibir educación de calidad en una escuela católica. Al apoyar al Fondo de Asistencia en Costos Educativos usted ayuda a compensar la diferencia entre la cuota escolar y lo que una familia en particular puede pagar.

El Fondo de Asistencia en Costos Educativos fue creado para ayudar a brindar educación de calidad en escuelas católicas a la mayor cantidad de niños posible. El costo de administrar y mantener una escuela es cada vez mayor y, en algunos casos, las cuotas escolares hacen que las familias se vean forzadas a retirar a sus hijos de las escuelas católicas o a descartar la opción de una educación en escuela católica para sus hijos.

Su apoyo al Fondo de Asistencia en Costos Educativos les dará a los alumnos la oportunidad de recibir una educación de excelencia académica e impregnarse de valores católicos que permanecerán con ellos durante toda su vida. Esto es lo que hace que las escuelas católicas sean una inversión para toda la vida y una inversión con garantía de crecimiento.

Nuestra meta es brindar asistencia en costos educativos a todas las familias que deseen que sus hijos se beneficien con una educación de excelencia académica, basada en la fe, en nuestras escuelas católicas.

~ Donald Cardenal Wuerl, Arzobispo de Washington

Fondo de Ángeles (Angel Fund)

La cara de la necesidad cambia a medida que familias de todos los rincones de la Arquidiócesis de Washington se sacrifican para hacer del don de la educación católica una posibilidad para sus hijos.

Su donación al Fondo de Ángeles ayudará de forma directa a algún alumno que demuestre necesidad económica a continuar su educación católica. Su ayuda marcará la diferencia en la vida de este alumno y toda su familia.

Como ángel, usted puede establecer cualquiera de estos dos destinos para su donación:

  • Una escuela primaria o secundaria católica específica a la que le interese ayudar
  • Un alumno en particular al que le interese ayudar

Patrocinio de programas de desarrollo profesional

Continuar el desarrollo profesional de los administradores y docentes de la Arquidiócesis es de suma importancia. Cada año, la Oficina de Escuelas Católicas de la Arquidiócesis de Washington organiza una serie de programas de desarrollo profesional para apoyar a los administradores y docentes en sus esfuerzos por brindar instrucción de calidad a los alumnos. Orientación a los Nuevos Directores, Orientación a los Maestros y Días de Colaboración Profesional son ejemplos de algunos programas. Su donación o patrocinio para un programa de desarrollo profesional respalda la excelencia académica, con énfasis en la identidad católica, en nuestras escuelas católicas.

“Uno de los regalos más importantes que podemos dar a nuestros hijos es una educación que les afirma en el conocimiento de la fe de la iglesia, que infunde a ellos los valores morales de autodisciplina y la integridad personal que necesitarán en el mundo moderno de hoy.”

~ Cardinal Wuerl